Abinader promete una ley para asegurar los programas oficiales de asistencia social

El aspirante presidencial Luis Abinader prometió impulsar una Ley de Protección Social que abarcará los programas de asistencia social del gobierno que beneficia a los más necesitados.

“La política de apoyo social tiene que basarse en crear empleos, junto al sector privado, e incorporar a la gente a actividades productivas, pero a las personas en situación de pobreza y desempleadas, especialmente a las mujeres tenemos que asegurarles sus derechos sociales, de lo cual el Estado tiene que ser el garante”, precisó.

Abinader puntualizó que “la alimentación, la salud, educación y protección social son derechos de la gente, y eso es lo que debemos empezar a garantizar con la Ley de Protección Social, como parte de las reformas que vendrán en el gobierno del Cambio”.

A partir de que esa ley entre en vigencia, “todas las personas que reciben los diferentes bonos que les entrega el gobierno a través de la Tarjeta Solidaridad quedarán confirmados y percibirán el aumento que realizaremos tan pronto como estemos al frente del gobierno”, dijo.

La idea es “que se terminen los abusos y el chantaje de los políticos y funcionarios que trafican con las necesidades de los pobres”, afirmó categóricamente Abinader, quien agregó que la ley “es para garantizar una política de Estado que lleve estabilidad y tranquilidad a las familias”.

De no ser aprobada la ley antes de que concluya el actual período constitucional, “lo lograremos en el gobierno del cambio que vamos a inaugurar el 16 de agosto de 2020”, dijo Abinader.

“Pero mi determinación es que esa ley la concertemos entre todos, porque la precariedad en que vive tanta gente no debe seguir esperando, y el propósito es despolitizar la asistencia social”, enfatizó.

Recordó que las tarjetas de solidaridad nacieron como un estímulo a la asistencia escolar, en la gestión de la doctora Milagros Ortiz Bosch, como secretaría de Educación del gobierno de Hipólito Mejía, “y ahora llegó la hora de convertir el programa en una ley que contribuya de manera sustancial, eficiente y responsable a fomentar la equidad y la inclusión social”.

El precandidato presidencial expuso que pese a las mujeres tener mayor presencia en las universidades y ser las que más se preparan, el predominio de la cultura machista en la sociedad dominicana impide que tengan iguales beneficios laborales que los hombres, lo cual será eliminado en un gobierno presidido por él, que establecerá criterios de equidad e igualdad para todos.

“Yo como Presidente seré como un esposo o un padre, especialmente para las madres solteras, y daré seguimiento personal para que las políticas y programas se apliquen adecuadamente”, dijo arrancando encendidos aplausos de la sala repleta de madres y jóvenes mujeres.