Las políticas de empleo del PRM

El desempleo ampliado o la falta de empleos decentes es sin duda el principal problema de la República Dominicana y ha así sido así en las últimas décadas y eso porque el desempleo ampliado nunca ha bajado del 14% y más del 56% del empleo es empleo informal. En los últimos 15 años más del 70% del empleo adicional es informal y casi la mitad del empleo formal creado ha sido empleo público

Existen leyes que protegen excesivamente al trabajo (el Código Laboral, el salario mínimo, etc.) por lo tanto, el desempleo es consecuencia de la rigidez, falta de flexibilidad y elevado precio del trabajo (salario, cesantía, etc.) que impide la contratación de mano de obra. De manera que, si se remueven esas rigideces, aumentará el empleo y, en consecuencia, hay que modificar la normativa que impide la flexibilidad del salario (Código Laboral).

En definitiva, el desempleo y la informalidad son el resultado de una regulación y una legislación excesivas que afectan las condiciones de contratación y que se traducen en un elevado salario. Por lo tanto, es necesario en esta argumentación “flexibilizar” el salario (una forma eufemística de decir que hay que bajarlo), lo cual resolvería tanto el desempleo como la informalidad.

Una segunda línea de argumentación se asocia a la teoría pos-keynesiana (clásica-keynesiana) en donde el nivel de empleo (o desempleo) e informalidad está determinado por el nivel de la demanda agregada autónoma en el corto y largo plazo y por la estructura productiva que esta va condicionando.

En largo plazo se observan varias tendencias en RD con relación a esta perspectiva:

  1. a) El crecimiento de la demanda autónoma (consumo no asalariado, inversión y exportaciones de bienes y servicios) se debilita en la década del 2000 comparado con la década del noventa.
  2. b) La demanda autónoma se recompone, mientras en la década del 90 el 57% del crecimiento de la demanda autónoma lo explicaba el crecimiento de las exportaciones y de la inversión en la década del 2000 apenas explicaban 33% del crecimiento.
  3. c) El consumo de los no asalariados explicaba el 67% del crecimiento de la demanda agregada. ¿Esto qué significa? Pues que los dos componentes con más capacidad de encadenamiento tienden a perder peso frente al componente de la demanda autónoma que tiene menos capacidad de encadenamiento.
  4. d) La economía crece en sectores que no generan empleos y que son intensivos en informalidad.

La política de empleos del PRM debe remover los factores estructurales que determinan un crecimiento económico de poco impacto en el empleo y la pobreza.

Para ello se propone actuar en cuatro niveles: iniciar un proceso de reestructuración de la demanda autónoma, creación de capacidades en las personas, crear institucionalidad en el mercado de trabajo y garantizar un entorno de políticas públicas de calidad.